Venezuela: En defensa de la autonomía de clase que debe prevalecer en la ITV. Ni Maduro ni Guaidó

Feb 28, 2019 | América Latina

La ITV surgió como un espacio de articulación de las luchas de los trabajadores

En el segundo semestre del año pasado, un sector de los trabajadores venezolanos se comenzaron a movilizar como respuesta a las políticas del gobierno de Nicolás Maduro, lo que impuso la imperiosa necesidad del surgimiento de un organismo que apuntase a articular, organizar y desarrollar todas esas luchas que se venían dando a nivel nacional.

Esa era en perspectiva la gran virtud de la Intersectorial de Trabajadores de Venezuela (ITV), que iba a consagrar sus premisas,  toda vez que lograse mantenerse como un organismo de la clase trabajadora, con autonomía e independencia y al servicio de una pelea vital a favor de una inmensa mayoría de la población que ha sufrido con descomunales embates la liquidación total de importantes conquistas relacionadas con el salario, el poder adquisitivo de los trabajadores, las contrataciones colectivas o el respeto a las organizaciones sindicales, hoy eliminadas “de facto” por no se plegarse a la burocracia madurista.

En ese sentido, los documentos emanados del evento fundacional de la ITV, realizada los días 7 y 8 de Noviembre de 2018, con el concurso de muchos trabajadores de distintos estados del país, se logró la aprobación de una proclama y unos planes de lucha y de acción, los cuales se cumplieron parcialmente, donde resalta la marcha realizada el día 28 del mismo mes por la Avenida Universidad de Caracas.

La autonomía de clase. Condición para salvar la ITV

El año 2019 comenzó con una ofensiva política por parte de la oposición de Derecha en la An, poniendo en el escenario la salida del deslegitimado gobierno de Maduro a través de un subterfugio de interpretación de la CRBV y con la posibilidad de una intervención militar extranjera con EE UU al mando de la misma. Sin duda que para la ITV sería un gran reto desde muchos ángulos, sobre todo el de mantenerse involucrada en el marco de la cruda realidad por la que pasamos los trabajadores,  actuando siempre desde sus principios , donde la autonomía e independencia de clase es fundamental, más aun sabiendo la pluralidad que reflejaba su composición.

Todo lo anterior, es muy importante ponerlo en contexto para advertir sobre la actuación liquidadora de la experiencia que significa el hecho de que una mayoritaria parte dequienes dirigen la ITV, pretendan colocar este espacio de la clase trabajadora a las órdenes de los planes de Juan Guaidó, bajo la argumentación que sería su contribución para contribuir, según ellos, a que cese la usurpación del gobierno de Maduro y por ende perfilar los esfuerzos en favor de Juan Guaidó y todo la componenda orquestada por Donald Trump y el Grupo de Lima, que son factores de poder del capital transnacional con el que la clase obrera tampoco tiene ninguna salida y cuyos intereses, al igual que la cúpula madurista,  giran en torno a una disputa que se da sobre la base de que la crisis la sigamos pagando los trabajadores, quienes no la hemos provocado.

Desde Marea Socialista junto a otros factores de izquierda que contribuimos a levantar la ITV, hemos insistido en la necesidad de discutir la situación política general en Venezuela y ver qué nivel de síntesis podíamos alcanzar de conjunto y desde ahí avanzar en el diseño de venideras luchas, entendiendo que el desafío de la ITV es convertirse en ese otro factor capaz de hablarle al país, desde la perspectiva de los trabajadores y los sectores populares. La calamitosa situación de los trabajadores actualmente tiene como principal responsable al gobierno de Maduro, pero el “Plan País” que presentó Guaidó condena a los trabajadores a seguir padeciendo las consecuencias de la crisis, además de estar acompañada de un plan injerencista al cual nos oponemos.

Plenario del 26F desfigurado en su objetivo

Después de fuertes y duros debates y discusiones, llegamos al acuerdo de realizar un plenario para el día 26 de febrero, donde el consenso inicial era dos puntos centrales: Discusión de coyuntura y posterior elaboración de un plan de acción en mesas de trabajo.

Las direcciones sindicales que fungen de dirección y figura de la ITV desdibujaro el encuentro e irrespetando los acuerdos, su carácter, no solo que fue cambiado a última hora, sino que terminó siendo un plenario al que se sumaron integrantes de otras instancias como el Frente Amplio o La Plataforma de Conflictos, convirtiéndolo en una ocasión para el delirio “Guaidista” donde los mismos que se hacen llamar “Dirigentes Sindicales” fueron la mayor comparsa discursiva que desdibujó por completo el sentido de clase de la ITV, dando paso a un evento que terminó certificando la poca confianza que algunos pseudo dirigentes obreros tienen en los trabajadores como sujetos políticos y claramente mostrando cuales son los reflejos de quienes se habituaron a la comodidad burocrática de estar en cargos sindicales, pero son incapaces de llevar adelante verdaderos debates con sus compañeros de trabajo.    

El Plan País de Guaidó, es la estructuración de otra propuesta autoritaria, antidemocrática y elitista, donde los trabajadores no tenemos nada que buscar, siendo que más bien debemos prepararnos para enfrentarlo ante una eventual aplicación con la misma disposición que lo hacemos contra los ajustes del PSUV-Militares-Gobierno, por tanto, quien hable desde una supuesta condición de ser dirigente de los trabajadores y diga que el polo que se coordina desde los Estados Unidos es una alternativa para salir del atolladero, está haciendo algo similar a lo que hacen los burócratas de la Central Socialista Bolivariana de Trabajadores (CSBT) cuyo papel de esquiroles es otra pieza sobre la cual se sustenta la castración del movimiento obrero y sindical venezolano que tanto favor le hace a las cúpulas corruptas políticas.

Levantar en estos momentos las consignas de “Paro” o “Huelga general” sin dejar bien claro que los trabajadores no debemos estar ni con Maduro ni con Guaidó, es tributarle al segundo y encaminarse a un callejón sin salida donde los esfuerzos de nuestros hermanos de clase terminaran siendo capitalizados por quienes desde sus condiciones económicas privilegiadas actúan y hacen para sus intereses que son totalmente antagónicos a los nuestros. Ese es el gran peligro que en este momento se cierne sobre la ITV y del que la mayor parte de sus voceros se han convertido en sus perpetradores.  

Marea Socialista seguirá interviniendo en la ITV por la autonomía de la clase trabajadora

Desde Marea Socialista hacemos esta alerta y convocamos a la gran mayoría de la población que a duras penas sobrevive de sus salarios, a que seamos capaces de confiar solo en nosotros mismos a la vez que la disposición debe ser siempre la de organizarnos con verdadero ejercicio de democracia obrera y popular y prepararnos para irrumpir por fuera de una falsa polarización que solo trae veneno y perpetuación de nuestros males.

Al haber sido integrantes de la fundación de la ITV defenderemos el hecho de que en Venezuela surja un espacio de los trabajadores con autonomía de clase. Así como nos hemos opuesto a la actuación de la dirección de la  CSBTT siendo ejecutores de las políticas hambreadoras y liquidadoras de los derechos laborales, esquiroles del gobierno de Maduro, nos oponemos férreamente a que la ITV unos cuantos dirigentes sindicales la pretendan convertir en una plataforma de apoyo a la política intervencionista, belicista y burguesa de Guaidó.

Marea Socialista llama a los trabajadores a que luchemos juntos por formar una organización de la clase obrera autónoma. Por un programa de la clase obrera.

En lo inmediato llevamos importantes luchas como lo es el recurso de amparo introducido por nuestra organización ante el TSJ para que se cumpla lo establecido en Para luchar por un salario según lo que establece el Art. 91 de la CRBV, salario igual a la canasta básica, que sobrepasa los 300 dólares mensuales, mientras el gobierno mantiene un salario mínimo mensual de 5 dólares al mes. Asimismo para lograr una salida soberana y evitar la guerra a través de un referéndum consultivo, con un nuevo CNE para relegitimar los poderes públicos estamos participando en la Alianza por el Referéndum Consultivo.

Por la lucha porque la clase trabajadora sea Poder, debemos impulsar la movilización y la organización. Ese es el llamado que te hacemos desde Marea Socialista. Ven y organízate con nosotros.

Marea Socialista / Gustavo Martínez Rubio