Argentina: Plenario del Sindicalismo Combativo. Nuevo paso adelante y debate con Izquierda Socialista

Nov 7, 2018 | América Latina

El sábado 3 en el camping de Pilar del SUTNA, se realizó un nuevo plenario regional (zona norte) del espacio de coordinación nacido en junio en Lanús. Se adoptaron importantes resoluciones y se desarrolló un fuerte debate con IS (organización argentina de la UIT-CI) sobre el modelo sindical.

Concurrieron agrupaciones clasistas y de izquierda de la zona norte junto a representaciones importantes de sindicatos, internas y delegados del neumático, CICOP y ATE de varias seccionales y de los hospitales Eva Perón y Belgrano, SUTEBA, Unión Ferroviaria, telefónicos, Frigorífico Rioplatense, metalúrgicos, del vidrio, judiciales y alimentación, entre otros. ANCLA (nuestra corriente sindical del MST) y la CSC del PO fueron las delegaciones más importantes, participando además Rompiendo Cadenas, 18 de diciembre (Nuevo MAS), IS y Corriente Jorge Weisz. Las agrupaciones que integran ANCLA, Alternativa Estatal, Alternativa Docente, La Violeta ferroviaria, Alternativa Salud, La Gris del Neumático, y el movimiento Teresa Vive, entre otras, fueron parte de los debates en las comisiones de estatales, privados y género.

Una mesa representativa

Una representativa mesa presidió y coordinó el evento. Por ANCLA estuvieron Orlando Restivo (Presidente de la Seccional Belgrano San Martín y directivo provincial de CICOP) y Claudio Mora (delegado de Fate y Secretario General de la CTA San Fernando). Yo me incorporé a la misma representando a la Mesa Nacional del PSC junto a Ileana Celotto (AGD y CSC), Edgardo Reynoso (UF e IS), María Elisa Salgado (Sec. Gral. SUTEBA Tigre) y Alejandro Crespo (SUTNA).

Las discusiones del encuentro

En un clima entusiasta y un día espléndido que acompañó los debates, se realizaron los informes y se discutió en las comisiones el documento base y las resoluciones propuestas, todo consensuado por el conjunto de organizaciones que preparamos este encuentro desde hace varias semanas. La necesidad de redoblar la solidaridad internacionalista con el pueblo hermano de Brasil luego del triunfo de Bolsonaro, su impacto en Argentina, la crisis del gobierno, el presupuesto y el nuevo acuerdo con el FMI fueron parte de los debates. Se intercambió sobre la realidad de los trabajadores estatales y docentes de la zona y en el cordón industrial. Y se abordaron las resoluciones propuestas, entre ellas la necesidad de reclamar el paro nacional y el plan de lucha, la acción frente al senado cuando se trate el presupuesto y la movilización contra el G20 entre otros planteos específicos. Se saludaron las listas sindicales antiburocráticas de los ferrocarriles Mitre y Belgrano Norte. Al finalizar el plenario, las resoluciones se aprobaron con los aportes recibidos.

El modelo sindical en discusión

La conformación de un polo de reagrupamiento en el Ferrocarril Sarmiento, el Encuentro Ferroviario Lista Negra, abrió un debate no solamente en el ferrocarril sino que se comenzó a extender en el activismo combativo y de izquierda. Un debate sobre modelo sindical que consideramos fundamental. Nuestra corriente viene impulsándolo desde hace mucho tiempo y nos parece muy necesario que se empiece a generalizar. Y que el espacio del Plenario lo encare.
Lamentablemente la pequeña delegación de Izquierda Socialista lo colocó de la peor manera, con un método ajeno tanto a los trabajadores como a la izquierda, con burdas tergiversaciones de la realidad y de manera nada fraternal, como debería ser el marco de las discusiones entre luchadores. Protagonizando un verdadero papelón, en el plenario y en las comisiones, con ataques calumniosos a las direcciones del MST y el PO, interrumpiendo las intervenciones de compañeros. Pero más que ese método pequeñoburgués, lo importante es el contenido que muestra a ese sector preso de un desubique político muy importante.
Ni en boca de sus oradores (Mónica Schlotthauer y Edgardo Reynoso, delegados del Sarmiento) ni de los integrantes de IS que intervinieron en las comisiones, mencionaron la importancia de las listas de unidad antiburocráticas del Mitre y el Belgrano Norte y el apoyo a las peleas electorales contra las variantes burocráticas de la Verde. Tampoco hablaron de las próximas batallas contra la votación del presupuesto en el Senado ni contra el G20. En todas las comisiones, a pesar de sus actitudes rupturistas y sus ataques calumniosos a lista Negra- Encuentro Ferroviario, las compañeras y compañeros les contestaron en forma contundente y con muchos argumentos que lamentablemente no los hicieron reflexionar.
Por el contrario, el eje excluyente de sus intervenciones fue reivindicar con carácter autoproclamatorio a la conducción Bordó del Sarmiento. Lejos de toda reflexión del por qué los activistas de la ex EMFER y las principales agrupaciones de la izquierda que actúan en el ferrocarril se unieron en una lista alternativa que plantea democratizar el cuerpo de delegados para luchar en serio para enfrentar el ajuste y barrer a la Verde.
En lugar de llamar a apoyar a las listas de la zona norte, mocionaron “repudiar” la Lista Negra del Sarmiento y prometieron “aplastarla” (sic).
En lugar de explicar por qué no convocaron a las distintas corrientes del clasismo a integrarse a la nueva lista y a poner en pie un proyecto conjunto, como es responsabilidad de los que ostentan la mayoría de la conducción, se dedicaron explicar una falacia: que no hubo lista de unidad “porque no se la pidieron”. En el debate fuimos claros: no hay que confundir unidad con uniformidad. La unidad se produce con la integración de la diversidad. La uniformidad, como la que impulsan la Bordó e IS, divide.
En lugar de argumentar seriamente por qué no se eligieron los precandidatos por sector para luego integrar la lista sábana que obliga el estatuto reaccionario, para que sea la más representativa de la base, prefirieron armar la lista sábana sólo con integrantes Bordó. No tenemos dudas que si se hicieran preselecciones por sector, la lista quedaría integrada por todos los sectores y es evidente que no quieren exponerse a ello. En el debate aportamos numerosos ejemplos de sectores donde se sortearon las restricciones estatutarias para elegir democráticamente los delegados. Demostrando que es falaz la afirmación de IS que “no se puede” elegir los candidatos a delegados por sector.
Aportamos varios ejemplos. La CNEA donde seleccionaban los delegados por tachas y de esa manera ganaban los mejores compañeros que luego conformaban la lista sábana que exigía el retrógrado estatuto de ATE. Es célebre el cuerpo de delegados por sector de los Astilleros Río Santiago, una conquista impuesta por los trabajadores por encima del mismo estatuto de ATE. En el caso de los trabajadores de la ex EMFER, lo hicieron con el estatuto ultraburocrático de la UOM. Allí elegían los mejores compañeros y hasta la comisión de reclamos la elegía en la base, donde iban los compañeros más votados. Asimismo siempre incorporaban miembros de otras agrupaciones para evitar la uniformidad. Estos compañeros hoy están aportando esta valiosa experiencia de democracia sindical a la Lista Negra del Sarmiento. Demostrando que la democracia sindical no se declama, se practica.

La importancia de un debate que hay que profundizar

La inmensa mayoría del plenario, rechazó con altura los planteos de IS, que reflejan las presiones de ocupar durante muchos años, más de 18 en el Sarmiento, puestos de máxima conducción sin el contrapeso de la práctica a rajatabla de un modelo sindical democrático. Una evidente adaptación al aparato que los induce a reproducir métodos burocráticos del viejo modelo sindical que necesitamos y queremos cambiar.
No se puede declamar eso de “dos mandatos y vuelta a trabajar” y no cumplirlo. Se deja de reflejar las necesidades de la base y se empieza a girar en torno a cuidar el puesto sindical.
No se puede confundir unidad con uniformidad como la que está arraigada en el Sarmiento. La uniformidad anula el debate y divide, la integración proporcional es lo único que garantica la unidad al estar representados en un cuerpo de delegados o una directiva, representantes de todos los sectores.
Sin dudas son los primeros pero contundentes aspectos de una discusión que debe profundizarse y que es clave de cara al desarrollo del proceso de nueva dirección. Porque la crisis histórica y estructural de la burocracia ha abierto un proceso de recambio sindical donde habrá nuevas oportunidades para ganar delegados, internas, seccionales y hasta sindicatos. Allí la izquierda y los sectores combativos estamos llamados a jugar un papel clave, a condición de que aplique un nuevo modelo sindical y no las prácticas del viejo modelo que está arraigado en nuestra clase desde hace décadas y que hay que desterrar. Es una batalla cultural, pero no solamente de propaganda. Es de aplicación práctica apenas se accede a un cargo sindical. Practicando la independencia a rajatabla y no adaptándose al aparato. Practicando la democracia obrera y siendo esclavos de las asambleas. Y siendo consecuentes con la unidad en la diversidad y no la uniformidad del pensamiento único.
Este debate programático, como lo planteamos en el evento, tiene que continuar. El Plenario del Sindicalismo Combativo, dio un paso importante rechazando los métodos y la política planteados por Izquierda Socialista y votando resoluciones correctas por consenso unánime. Sin lugar a dudas, si además de las acciones y pasos organizativos que viene dando, se demuestra un ámbito propicio para avanzar en estas discusiones, va a facilitar y a fortalecer la intervención unificada en los próximos procesos de lucha, organización y electorales del movimiento obrero. Saludamos que haya comenzado y proponemos desarrollarlas a fondo.

Guillermo Pacagnini, Coordinador de ANCLA/MST