Brasil: Un gobierno en crisis antes de empezar

Nov 8, 2018 | América Latina

Ya antes de asumir, Bolsonaro comenzó a tener problemas para implementar su proyecto entreguista y para mantener a sus electores y seguidores que ya dudan si su gobierno va a ser realmente contra la corrupción.
La primera crisis que tuvo que enfrentar Bolsonaro fue la tentativa de unificar el Ministerio de Medioambiente con el de Agricultura, lo que con total claridad sería colocar a las reservas ambientales en las manos de dos grandes latifundistas, cumpliendo entre líneas su promesa electoral, de que en su gobiernos no habrá ni un centímetro de demarcación territorial para los pueblos indígenas y comunidades negras. Cuando fue anunciada esta propuesta, el reciente gobierno recibió una catarata de críticas por parte de distintos sectores técnicos, políticos y populares, lo que hizo que esta idea sea rápidamente repensada.
Al mismo tiempo que presentaba esta medida, que procuraba agradar a los seguidores de su gobierno, Jair Bolsonaro empezó a sentir que otro problema golpeaba su puerta, parte de sus electores comenzaron a utilizar las redes sociales para exigir explicaciones al presidente electo, de porque en su grupo y en su futuro gobierno se encuentren nombres de personas envueltas en hechos de corrupción, como es el caso del Jefe de Gobierno de Transición, Onyx Lorenzoni, que admitió haber recibido dinero de la Caixa 2 por parte de JBS. El otro de los nombres que salió a la luz para integrar este futuro gobierno protofascista, es el del diputado Alberto Fraga, condenado por corrupción.
En otro intento para lograr terminar con el descontento de sus votantes y evitar que se profundice una crisis con su base, Bolsonaro oficializó la invitación al Juez Sergio Moro para que se desvincule de la operación Lava Jato y asuma como futuro Ministro de Justicia. Invitación que no sería cuestionada, si no fuera este juez el que tuvo cierta “culpa” de que Bolsonaro haya sido electo presidente, ya que su principal opositor fue condenado en un proceso acelerado (donde hasta faltaron varias pruebas) impulsado por el ya nombrado Juez, y fue lo que impidió que Lula pueda ser candidato.
La invitación hecha a Moro se vuelve aún más sospechosa cuando el vicepresidente electo, el General Mourão, dice que el Juez fue consultado para este ofrecimiento hace varias semanas atrás. Queda preguntarse si ese ofrecimiento no fue antes del primer turno de las elecciones. Lo que sucede es que durante la primera vuelta electoral, Sergio Moro hizo pública la declaración del ex ministro petista Antonio Pallocci y a pesar que en su contenido no había nada que cambiara el rumbo de la investigación y que la información ya era conocido a través de otras investigaciones, esta maniobra realizada por el Juez en vísperas de las elecciones daba margen para pensar que lo que pasó fue para armar una escena en el juego político y recoger los frutos en el futuro.
Todos estos hechos se desarrollaron en menos de dos semanas. Que Bolsonaro no podrá avanzar y consolidar tranquilamente su proyecto entreguista ya está quedando claro. Ahora la tarea es construir una fuerte organización que sea la vanguardia de la resistencia, y que se presente como una alternativa real de izquierda para la población.
Lamentablemente algunos sectores de izquierda, que conforman también PSOL, siguen afirmando que no es el momento de hacer balances de los errores cometidos antes y durante el proceso electoral; desde Alternativa Socialista estamos convencidos que solo con un profundo balance, que ayude a encaminar el rumbo podremos avanzar en una construcción sólida en la izquierda. La derecha solo crece cuando la izquierda falla como opción y la población encuentra a un falso progresismo como alternativa. Necesitamos construir esa alternativa, que tenga un proyecto de país y de mundo anticapitalista y socialista, con las bases sociales empoderadas, para lograr enfrentar contundentemente al gobierno, apostando a una salida real contra el fascismo.

Lucas Tiné. Alternativa Socialista, Brasil